Skip to main content

RUSIA, MÁS QUE GAS NATURAL

La invasión rusa de Ucrania ha provocado la mayor guerra terrestre de Europa desde 1945, lo que aumenta la posibilidad de un éxodo de refugiados y representa una grave amenaza para los flujos comerciales mundiales. Si bien la atención se centra en las exportaciones de energía de Rusia, hay muchos otros puntos de estrangulamiento potenciales, que van desde alimentos básicos y metales estratégicos hasta artículos de lujo.

En total, más de 130 economías tienen al menos una importación de bienes o productos básicos que proviene predominantemente de Rusia, Ucrania y la vecina Bielorrusia, que Moscú está utilizando como base para algunas de sus fuerzas, según un análisis de Bloomberg News de las cifras desde 2019 de la base de datos Comtrade de las Naciones Unidas para el comercio mundial.

Rusia es más que gas natural.

Estados Unidos, la Unión Europea y el Reino Unido han centrado hasta ahora sus sanciones en el sector financiero de Rusia, los multimillonarios y las élites políticas, dando un pase a la industria energética del país, que continúa bombeando gas natural a clientes europeos muy dependientes.

Sin embargo, los líderes occidentales han dicho que todas las opciones siguen sobre la mesa. Y hay señales de que incluso China, un aliado cercano de Rusia, puede estar aplicando una restricción, con varios bancos estatales frenando el financiamiento para las compras de productos básicos rusos.

Además de ser un gigante de la energía, Rusia también es un importante productor de metales básicos y preciosos. Ucrania es uno de los mayores exportadores agrícolas del mundo.

Finlandia obtiene más del 90% de sus importaciones de níquel de Rusia, que también suministra casi la mitad de las importaciones de aluminio de Turquía. El Reino Unido es, con mucho, el mayor comprador de oro ruso, por una suma de $ 17 mil millones en 2020.

Incluso los EE.UU. pueden tener alguna exposición. En 2020, Estados Unidos compró 3,5 millones de toneladas métricas de arrabio, un ingrediente clave en la producción de acero, de Rusia y Ucrania. Eso representó tres cuartas partes de sus importaciones totales del metal ese año, y fue equivalente al 19% de la producción nacional.

Egipto y Turquía obtienen más del 50% de sus importaciones de trigo de Rusia y Ucrania. India y China importan cientos de millones de dólares en aceites de girasol y semillas de algodón de Ucrania. En 2019, tanto Brasil como China obtuvieron al menos el 30% de sus importaciones de fertilizantes de Rusia y Bielorrusia, con un valor conjunto de $ 4.3 mil millones, con Estados Unidos e India también como principales compradores.

Para unos pocos países y productos, Rusia es un cliente importante, y existe el riesgo de que la demanda se vea afectada por futuras sanciones y otras consecuencias económicas.

Un ejemplo: los más de $ 5 mil millones en abrigos de piel, ropa y accesorios que los rusos compraron a los fabricantes chinos en 2019 y 2020, casi dos tercios de sus ventas en el extranjero. Ecuador vende casi el 20% de sus bananos, por un valor de más de 600 millones de dólares anuales, a Rusia. El país también es un mercado clave para las piezas de reactores nucleares finlandeses.

Fuente: André Tartar /Bloomberg Economics

Related News

¿Fiscalizar las empresas de materias primas?

Tu Lankide: ATEGI comparte su experiencia y estrategia en el Foro de la Energía