Skip to main content

¿Cómo evoluciona el ODS7- el progreso energético del planeta?

La clave:

Estamos metidos de lleno en la transición energética. Y estamos experimentando las dificultades para hacer que fluya sin consecuencias. En los últimos meses estamos inmersos en la evolución alcista de los precios de la energía y muy preocupados por la escasez de la oferta. La dependencia energética de la UE con respecto a Rusia ha agravado esta situación.

Pero, la transición energética transciende esta problemática porque busca limitar una amenaza aún superior, los efectos del calentamiento global del planeta. ¿Cómo estamos progresando en este reto? 

Traemos un informe de la Agencia Mundial de la Energía que objetiva cómo está evolucionando el ODS 7, el progreso energético y que nos permite, a pesar de los problemas del corto al que nos enfrentamos, no perder la perspectiva de este reto clave para el planeta.

La edición de 2022 de Tracking SDG 7: The Energy Progress Report evalúa los logros en la búsqueda global del acceso universal a una energía asequible, confiable, sostenible y moderna para 2030. Al ritmo actual de progreso, el mundo todavía no está en camino de alcanzar los objetivos del ODS 7 para 2030. Los avances se han visto obstaculizados, especialmente en los países más vulnerables y en los que ya estaban rezagados.

Esta edición se preparó cuando la pandemia de COVID-19 y sus amplias interrupciones sociales y económicas entraron en su tercer año. Se ha producido cierto grado de recuperación económica, pero se espera que el ritmo de progreso en la meta del ODS 7 se desacelere debido a los nuevos desafíos de la evolución de las variantes de COVID y una crisis energética provocada por la invasión rusa de Ucrania. El informe considera las consecuencias de la evolución de la pandemia, junto con los resultados de los modelos globales, para determinar si las ambiciones políticas actuales pueden cumplir con las metas del ODS 7 e identificar las acciones adicionales que pueden ser necesarias. El informe también examina las inversiones necesarias para alcanzar los objetivos. Presenta escenarios extraídos de la publicación insignia de la Agencia Internacional de Energía (AIE), World Energy Outlook 2021, y World Energy Transitions Outlook: 1.5°C Pathway de la Agencia Internacional de Energía Renovable.

 

Acceso a la electricidad

La proporción de la población mundial con acceso a la electricidad aumentó del 83% en 2010 al 91% en 2020, aumentando el número de personas con acceso en 1.300 millones a nivel mundial. El número de personas sin acceso disminuyó de 1.200 millones de personas en 2010 a 733 millones en 2020. Sin embargo, el ritmo de progreso en la electrificación se ha desacelerado en los últimos años, lo que puede explicarse por la creciente complejidad de llegar a poblaciones desatendidas más remotas y pobres y el impacto sin precedentes de la pandemia de Covid-19. Cumplir con el objetivo de 2030 requiere aumentar el número de nuevas conexiones a 100 millones al año. A las tasas actuales de progreso, el mundo alcanzará solo el 92% de electrificación para 2030.

Entre 2010 y 2020, todas las regiones del mundo mostraron un progreso constante en la electrificación, pero con grandes disparidades. El acceso a la electricidad en el África subsahariana aumentó del 46% en 2018 al 48% en 2020, pero la participación de la región en el déficit de acceso mundial aumentó del 71% en 2018 al 77% en 2020, mientras que la mayoría de las otras regiones, incluida Asia Central y Meridional, experimentaron disminuciones en su participación en los déficits de acceso. El África subsahariana representó más de tres cuartas partes de las personas (568 millones de personas) que permanecieron sin acceso en 2020.

Cocina limpia

La proporción de la población mundial con acceso a combustibles y tecnologías limpias para cocinar aumentó al 69% en 2020, un aumento de 3 puntos porcentuales con respecto al año pasado. Sin embargo, el crecimiento de la población superó gran parte de los avances en el acceso, particularmente en el África subsahariana. Como resultado, el número total de personas que carecen de acceso a una cocina limpia se ha mantenido relativamente estancado durante décadas. Entre 2000 y 2010, este número fue cercano a los tres mil millones de personas, o un tercio de la población mundial. Cayó a alrededor de 2.400 millones en 2020. El aumento fue impulsado principalmente por los avances en el acceso en países grandes y poblados de Asia. En contraste, el déficit de acceso en el África subsahariana casi se ha duplicado desde 1990, alcanzando un total de alrededor de 923 millones de personas en 2020.

Se necesita un esfuerzo multisectorial y coordinado para alcanzar la meta del ODS 7 de acceso universal a una cocina limpia para 2030. Es fundamental que la comunidad mundial aprenda de los éxitos y desafíos que enfrentan los países que han intentado diseñar e implementar políticas de energía limpia para los hogares.

Renovables

Garantizar el acceso universal a una energía asequible, confiable, sostenible y moderna implica un despliegue acelerado de fuentes de energía renovables para la electricidad, el calor y el transporte. Aunque no existe una meta cuantitativa para el ODS 7.2, las agencias custodios están de acuerdo en que la participación de la energía renovable en el consumo total de energía final (TFEC) debe aumentar significativamente, a pesar de que el consumo de energía renovable continuó creciendo durante la pandemia, superando las interrupciones de la actividad económica y las cadenas de suministro. Si bien la proporción de expansión de la capacidad renovable aumentó en una cantidad récord en 2021, las trayectorias globales y regionales positivas enmascaran el hecho de que los países donde las nuevas adiciones de capacidad se quedaron rezagadas fueron los que más necesitaron un mayor acceso. Además, el aumento de los precios de los productos básicos, la energía y el transporte marítimo, así como las medidas comerciales restrictivas, han aumentado el costo de producción y transporte de módulos solares fotovoltaicos (PV), turbinas eólicas y biocombustibles, lo que agrega incertidumbre para futuros proyectos de energía renovable. Las acciones renovables deben alcanzar más del 30% de TFEC para 2030, frente al 18% en 2019, para estar en camino de alcanzar cero emisiones netas de energía para 2050. Para lograr este objetivo sería necesario fortalecer el apoyo normativo en todos los sectores y aplicar instrumentos eficaces para seguir movilizando el capital privado, especialmente en los países menos adelantados, los países en desarrollo sin litoral y los pequeños países insulares en desarrollo

Rendimiento energético

El ODS 7.3 tiene como objetivo duplicar la tasa mundial de mejora anual en la intensidad de la energía primaria (la cantidad de energía utilizada por unidad de riqueza creada) al 2,6% en 2010-30 en comparación con 1990-2010. De 2010 a 2019, las mejoras anuales globales en la intensidad energética promediaron alrededor del 1,9%, muy por debajo del objetivo, y la tasa media anual de mejora ahora tiene que alcanzar el 3,2% para compensar el terreno perdido. Esta tasa tendría que ser aún más alta, consistentemente superior al 4% durante el resto de esta década, si el mundo quiere alcanzar cero emisiones netas del sector energético para 2050, como se prevé en el Escenario de Cero Emisiones Netas para 2050 de la AIE. Las primeras estimaciones para 2020 apuntan a una disminución sustancial en la mejora de la intensidad debido a la crisis de Covid-19, como resultado de una mayor proporción de actividades intensivas en energía en la economía y menores precios de la energía. Las perspectivas para 2021 sugieren un retorno a una tasa de mejora del 1,9%, la tasa promedio durante la década anterior, gracias a un enfoque más agudo en las políticas de eficiencia energética, particularmente en los paquetes de recuperación de Covid-19. Sin embargo, las políticas de eficiencia energética y la inversión deben ampliarse significativamente para alcanzar la meta del ODS 7.3.

Flujos financieros internacionales

Los flujos financieros públicos internacionales hacia los países en desarrollo en apoyo de la energía limpia disminuyeron por segundo año consecutivo, cayendo a USD 10.9 mil millones en 2019, a pesar de las inmensas necesidades de desarrollo sostenible en la mayoría de los países y la creciente urgencia del cambio climático. La cantidad se redujo en casi un 24% con respecto al año anterior y puede empeorar por la pandemia en 2020. En general, el nivel de financiación sigue siendo inferior al necesario para alcanzar el ODS 7, en particular en los países más vulnerables y menos adelantados.

La disminución se observó en la mayoría de las regiones, con la única excepción en Oceanía, donde los flujos públicos internacionales aumentaron en un 72%. El grueso de los descensos se concentraron en Asia oriental y sudoriental, donde cayeron un 66,2%; América Latina y el Caribe, donde cayeron un 29,8%; y Asia Central y meridional, donde disminuyeron un 24,5%.

Aunque el sector privado financia la mayoría de las inversiones en energía renovable, la financiación pública sigue siendo clave para atraer capital privado, incluso para crear un entorno propicio para las inversiones privadas, desarrollar la infraestructura necesaria y abordar los riesgos y barreras percibidos y reales para las inversiones en la transición energética. Los flujos públicos internacionales hacia los países que carecen de los recursos financieros para apoyar sus transiciones energéticas constituyen una gran parte de la colaboración internacional que se necesitará para una transición energética global que acercaría al mundo al logro de todos los ODS.

Indicadores y datos para el seguimiento del proceso

El seguimiento del progreso mundial hacia las metas del ODS 7 requiere datos de alta calidad, confiables y comparables para una formulación de políticas informada y efectiva a nivel mundial, regional y nacional. La calidad de los datos ha ido mejorando gracias a la cooperación nacional e internacional y a una sólida capacidad estadística. Los sistemas nacionales de datos mejoran a medida que los países establecen marcos jurídicos y arreglos institucionales para la recopilación exhaustiva de datos para los equilibrios entre la oferta y la demanda de energía; implementar encuestas a los usuarios finales (por ejemplo, hogares, empresas, etc.); y elaborar marcos de garantía de calidad. Sin embargo, después de que la pandemia golpeó e interrumpió la tasa de progreso hacia el ODS 7, se necesita más inversión en estadísticas de calidad para saber dónde estamos parados y cómo volver a encarrilarnos. Esto es especialmente importante para que los países en desarrollo, en particular los países menos adelantados, informen sus políticas y estrategias energéticas nacionales para garantizar que nadie se quede atrás.

 

 

Fuente: IEA

Foto de NASA en Unsplash

Related News

La compra de electricidad en febrero

Tu Lankide: ATEGI comparte su experiencia y estrategia en el Foro de la Energía