Skip to main content

Semana marcada por las consecuencias del coronavirus, la demanda cae significativamente a medida que el comercio mundial se va deteniendo

Esta semana continúa estando marcada por las consecuencias del coronavirus.

A diferencia de la semana pasada el comportamiento de los países parece divergir. En China y Corea del Sur la situación mejora (en China los últimos positivos son importados).

La situación en Europa es radicalmente distinta principalmente en Italia y España. En el caso italiano el número de muertos ya es superior a China y en España no se está consiguiendo cambiar la tendencia, que sigue siendo de crecimiento exponencial a pesar de las medidas de aislamiento recomendadas.

La semana pasada cerró con una depreciación muy significativa del Euro frente al Dólar.

Los bancos centrales mundiales y los gobiernos hicieron todo lo posible la semana pasada para contrarrestar el colapso del mercado causado por el temor de que la propagación del Covid-19 causara daños incalculables a la economía global. Sin embargo, sus esfuerzos no consiguieron sus frutos.

En particular, el lanzamiento el miércoles por la noche del Banco Central Europeo de un programa de compra de activos de emergencia de 750 mil millones de euros no logró estabilizar el EUR/USD, que cayó a los niveles vistos por última vez en abril de 2017.

CRUDO

A medida que el comercio mundial se ha detenido, las fábricas se han cerrado y las aerolíneas se han visto afectadas por las fronteras cerradas, la demanda de productos petroleros ha caído en una gran medida.

 

La restricción de la oferta por parte de los productores centrales de la OPEP podría elevar los precios del Brent del segundo trimestre a $ 30 por barril, mientras que las medidas de Estados Unidos para apoyar el mercado podrían apuntalar los precios en el corto plazo, sugún Goldman Sachs en una nota emitida esta semana.

Tales excesos extraordinarios recuerdan que, en el corto plazo, ni los recortes de la OPEP ni las construcciones estratégicas de inventarios de petróleo podrían acercarse al equilibrio del mercado, en una situación de sobreabastecimiento.

Cuando Arabia Saudita, el líder de la OPEP y el miembro más influyente, decidió en su última reunión en Viena romper su reciente asociación estratégica de petróleo con la Federación de Rusia y adoptar una nueva política para maximizar los niveles de producción, los precios del petróleo colapsaron, publicando su mayor caída desde el Guerra del Golfo en 1991. “Un acuerdo entre Texas y la OPEP habría sido impensable hace unas semanas”.

Mientras la industria estadounidense del petróleo de esquisto siga siendo insegura y no sostenible, Washington depende de fuentes externas de crudo.

GAS

Los precios en UK cayeron el viernes por la mañana debido a que el mayor flujo de GNL de inyecciones noruegas creó un mercado con exceso de oferta.

Por el lado de la demanda, se espera que las temperaturas se mantengan por debajo de lo normal hasta finales de marzo, lo que probablemente aumentará la demanda de calefacción.

La demanda europea de gas podría caer más del 4% en los próximos dos meses a medida que la actividad comercial e industrial se deprima a medida que más países cierren para abordar la propagación del coronavirus

En el mercado de gas holandés, el contrato de abril de TTF se redujo en 0,21 euros hasta los 8,36 €/MWh. Los precios del gas holandés tendrán que caer todavía más para que el mercado se equilibre este verano en medio de un sentimiento ya bajista sobre la propagación de COVID-19.

La demanda débil en un mercado de gas ya débil aumenta el riesgo de que los precios del TTF deban caer a niveles que desalienten el suministro.

Puede ampliar información en el siguiente documento. Análisis Brent-Gas 23-03-2020

Related News

El autoconsumo energético, ¿nueva oportunidad de negocio?

Ekian, la mayor planta solar de Euskadi, echa a andar