Skip to main content

El impacto económico del coronavirus (I)

Sin duda, lo más importante es que el Covid 19 está siendo una tragedia humana. Y, aunque en otro nivel de importancia también está generando y va a generar un impacto directo en las economías (global, de empresas, de autónomos, de las familias). Además del impacto inmediato, probablemente conlleve también cambios a medio plazo (en los mercados, en los comportamientos de empresas y clientes, en la doctrina económica europea, en el liderazgo mundial, en la globalización, etc).

En el Canal ATEGI iremos compartiendo aquellos contenidos que nos parezcan más interesantes y que nos ayuden a reflexionar para mejorar nuestra gestión de las compras en el post- covid19.

Queremos iniciar esta serie de contenidos con el aspecto más global:

El impacto económico del coronavirus en la economía

Hay tantos artículos como incertidumbres al respecto. Hemos realizado dos artículos en formato entrevista con algunos fragmentos que nos han resultado especialmente interesantes. Esta primera entrega tiene como fuente a Capital Economics.

¿Cuál será el impacto en la economía?

A pesar de la incertidumbre actual, lo único de lo que podemos estar razonablemente seguros es que el impacto en la actividad económica en los próximos meses será enorme. Sobre la base de que los cierres generalizados se mantienen durante 10-12 semanas (como han sugerido los gobiernos), la mayoría de las economías sufrirán caídas en el PIB de entre 10 al 20% en el primer o segundo trimestre de este año.

Sin embargo, una encuesta realizada la semana pasada sugirió que sólo un tercio de los economistas esperaban que el crecimiento del PIB mundial se desacelere más de 1.5% puntos este año. Nuestro pronóstico para el PIB mundial en 2020 pasa de + 2.9% a -1.0%. Sería el peor año para la economía global desde la década de 1940 (en 2009 el PIB descendió 0,5 %).

 

¿Cómo será la recuperación?

La actividad debería recuperarse una vez que se levanten las restricciones. Pero las lecciones de China sugieren que esto puede ser desigual, ya que la producción se recupera primero, pero el gasto del consumidor es mucho más lento en recuperarse.

En cuanto a la sopa de letras de qué forma tomará la recuperación (V, U, W, L, ¿otras?), la verdad es que simplemente no lo sabemos en la actualidad. Nuestra hipótesis de trabajo es que la mayoría de las economías volverán a su trayectoria del PIB anterior a la crisis dentro de un par de años, aunque con una pérdida permanente del PIB entre tanto.

Pero esto requiere que los gobiernos respalden a las firmas solventes y los bancos, consumidores, negocios y a los mercados de bonos para tolerar mayor deuda que inevitablemente resultará de la crisis. Si estas condiciones no se cumplen, o si el virus o algo similar regresa, entonces es probable que las economías aún tengan un PIB más bajo. Los riesgos son mayores en los países altamente endeudados de la zona euro y los ME con balances frágiles.

 

¿Qué posibilidades hay de que esto se transforme en una crisis financiera y bancaria en toda regla?

La mayoría de los bancos están en mejor forma que en 2008, pero aún existen debilidades, particularmente en Europa y China. También existen riesgos en el mercado de deuda corporativa, aunque si estos cristalizaran, sería más probable que causen pérdidas a los tenedores de bonos en lugar de a los bancos. Por ahora, nuestras previsiones suponen que los gobiernos respaldan el sistema bancario y que se evitarán los incumplimientos bancarios y las quiebras bancarias generalizadas. Pero si surgen problemas en las próximas semanas, estos son áreas sensibles a observar.

 

¿Qué más pueden hacer los políticos?

Los políticos aún tienen más trabajo por hacer y aún no se han quedado sin municiones. Pero se necesita un enfoque liderado. La política monetaria ahora está operando en sus límites de lo permisible en términos de estimular la demanda.

En cambio, el papel principal de los bancos centrales ahora es evitar que el sistema financiero se congele por completo, ya sea con medidas específicas centradas en focos específicos de iliquidez o inundando el sistema con reservas de bancos comerciales para combatir problemas de liquidez más sistémicos.

En contraste, la política fiscal tendrá que soportar la carga de apoyar la demanda. Y aunque es probable que esto se financie con deuda en primera instancia, los gobiernos pueden recurrir cada vez más a la financiación del banco central. En el pasado, esto ha suscitado todo tipo de preocupaciones acerca de difuminar las líneas entre la política fiscal y monetaria. Pero en un mundo donde la demanda se está colapsando, tales preocupaciones serían secundarias.

 

¿Cuál será el costo fiscal?

Es difícil precisarlo en este momento, pero los costos fiscales podrían llegar al 10-15% del PIB. Los paquetes fiscales introducidos por la mayoría de los gobiernos se basan en dos pilares: medidas para respaldar la demanda (pagos en efectivo a los hogares, exenciones de impuestos para los empleadores, etc.) y préstamos y garantías a las empresas.

La situación está evolucionando rápidamente, con nuevas medidas anunciadas a diario y semanalmente. A primera vista, los números unidos al primer pilar serán más pequeños que los unidos al segundo. Sin embargo, el punto clave es que muchos de los costos asociados a este último nunca pueden recuperarse (en el caso de los préstamos) o nunca realizarse (en el caso de las garantías).

De hecho, en la práctica, los costos reales dependerán de la medida en que los préstamos y las garantías se realicen en su totalidad y de que se requiera una acción más drástica, por ejemplo, nacionalizaciones forzadas de empresas sistémicamente importantes.

Dicho esto, incluso si estos terminan siendo bastante pequeños, es probable que los déficits gubernamentales aumenten significativamente debido a las otras medidas fiscales discrecionales, así como a los estabilizadores automáticos que se activarán a medida que el crecimiento económico se desacelere.

 

¿La economía será inflacionaria o deflacionaria?

La interrupción ha afectado tanto el lado de la oferta como el de la demanda de la economía. En teoría, el primero es inflacionario (dado que la capacidad de suministrar bienes y servicios está limitado) mientras que el segundo es deflacionario (dado que la demanda de bienes y servicios está disminuida). Por lo tanto, el efecto agregado sobre la inflación dependerá de cómo se equilibren estas dos fuerzas.

En la práctica, nuestra opinión es que la deflación plantea un riesgo mucho mayor que la inflación a corto plazo. Y con las tasas de interés nominales ya en el límite inferior efectivo, un aumento asociado en las tasas de interés reales intensificaría los vientos en contra que enfrentan los consumidores y las empresas.

 

¿Hasta dónde caerán los mercados?

Los mercados han repuntado varias veces después de importantes anuncios de apoyo a las políticas en las últimas semanas, pero en cada ocasión hasta ahora el alivio ha resultado fugaz.

Creemos que el apoyo monetario y fiscal son condiciones necesarias, pero no suficientes, para un cambio sostenido en los mercados. Esto se debe a que la política económica puede hacer poco para compensar el daño a corto plazo causado por el cierre de grandes partes de la economía: su función principal es evitar que ese golpe se convierta en una depresión más larga. Es improbable una recuperación duradera en los mercados hasta que también veamos evidencia clara de que la propagación global del coronavirus se está desacelerando, permitiendo que finalicen los bloqueos.

 

¿Cuáles serán los efectos a largo plazo del virus?

Si los efectos a corto plazo del virus son inciertos, sus efectos a largo plazo son desconocidos. Sin embargo, más allá de la forma general de la recuperación hay un par de formas en que la crisis podría tener implicaciones a más largo plazo.

Una es que el impacto tanto en la confianza como en los balances puede dar lugar a una tendencia hacia un mayor ahorro por parte de los consumidores y una menor inversión por parte de las empresas.

Otra es que los costos fiscales de la crisis obligan a los gobiernos a una nueva ronda de medidas de austeridad una vez que la crisis inmediata se desvanece. Esto no se encuentra en nuestro escenario central, pero es un riesgo significativo en la zona euro.

Por el lado de la oferta, es posible que el virus aumente las razones para pensar que la globalización ha alcanzado su punto máximo. A corto plazo, es probable que las restricciones de viaje internacional se mantengan vigentes durante un tiempo después de que se levanten las medidas de contención interna.

Más allá de esto, la interrupción generalizada causada por el virus puede ser otro factor que empuja a las empresas a reconsiderar la conveniencia de mantener cadenas de suministro largas y complicadas. Pase lo que pase, es probable que los efectos económicos del brote de coronavirus se sientan por algún tiempo después de que la fase aguda de la crisis se desvanezca.

 

 

Related News

Hoja de ruta para la próxima normalidad

Recuperación en V, ¿cuál es el plan?

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *