Skip to main content

India, ¿la alternativa post Covid-19 a China?

“Ante la dependencia de China que ha puesto en evidencia el Covid-19, la única alternativa de país que puede tener la escala, las habilidades y el espacio para atender eficazmente la demanda occidental es India.” Así de contundente se expresa Atulya Country Manager ATEGI India que además recuerda que “India es un mercado en crecimiento, atractivo en coste que cuenta con mano de obra cualificada que habla inglés.”

 Y señala que “fundamentalmente empresas americanas están de forma decidida derivando parte de su cadena de suministro de China a India.”

 Por ello anima a las empresas de ATEGI “a explorar con nosotros las posibilidades de India como alternativa y a poner en práctica el método “china plus one”, probando nuevas fuentes de suministro en India mientras se mantiene la base principal de suministro en China y derivándola progresivamente en la medida que los resultados sean adecuados”.

 

1.- Replanteamiento de la cadena de suministro

Efectivamente, la crisis del coronavirus ha revelado la fragilidad de la cadena de suministro moderna. La pandemia de COVID-19 ha afectado el comercio y la inversión mundiales a una velocidad y escala sin precedentes. Las empresas se han enfrentado a un shock de oferta inicial, luego a un shock de demanda a medida que más y más países optaron por el confinamiento. Los gobiernos, las empresas y los consumidores individuales compitieron para adquirir productos y materiales básicos, como por ejemplo los sanitarios, lo que puso en evidencia la fragilidad de la cadena de suministro moderna.

Una de las principales lecciones de esta crisis ha sido la necesidad urgente de diseñar cadenas de suministro más inteligentes, más fuertes y más diversificadas. Una cadena de suministro diversificada parece, en este nuevo contexto, ser más resiliente, robusta y eficaz.

Una consecuencia probable es que las empresas globales diversificarán sus cadenas de suministro en el futuro, en lugar de depender solo de China. Es probable que los centros de fabricación como Vietnam, México e India se beneficien de ese cambio.

 

2.- Cuestionando a China. India apunta a ser alternativa

Las empresas en los Estados Unidos, Canadá, Europa y Australia se han visto afectadas por las perturbaciones de la cadena de suministro debido a que la pandemia interrumpió el flujo de materiales desde China. Los CEOs piden confidencialmente a sus equipos de la cadena de suministro que desarrollen fuentes adicionales que sean completamente independientes de China.

Hace más de 20 años, las compañías de electrónica de Taiwán lideraron el camino hacia China continental, pero ahora a raíz de Covid-19, según Bloomberg, “los fabricantes de productos electrónicos han pasado a una migración gradual y estructural desde China. ” El multimillonario chino Cao Dewang, de Fuyao Glass Industry, hizo eco de un pensamiento similar en respuesta a la pandemia, diciendo que “la cadena industrial global reducirá su dependencia de China”. Sin ir más lejos, el Ford EcoSport destinado al mercado estadounidense se fabrica en Chennai, 3.2 millones de iPhones de Apple han sido elaborados en el país y la industria química avanza a pasos a gigantados. De hecho, India ya proporciona casi el 40 por ciento de los medicamentos genéricos vendidos en los Estados Unidos, producidos en fábricas inspeccionadas y aprobadas por la administración americana.

En abril, una encuesta del Centro Pew encontró que dos tercios de los estadounidenses dicen que tienen una visión “desfavorable” de China; Según Pew, fue “la calificación más negativa para el país desde que el Centro comenzó a hacer la pregunta en 2005”. Pero si China está cayendo en atractivo, ¿qué está ocupando su lugar?

Parece que la respuesta es India, donde el mismo día en que se lanzó la encuesta de Pew, Facebook, Inc. anunció que invirtió 5.700 millones $ en la compañía de telecomunicaciones más grande de India, Reliance Jio, convirtiendo instantáneamente a Jio como una de las cinco principales compañías en India, si fuera una entidad independiente.

En 2019, Estados Unidos importó la asombrosa cantidad de $ 452 mil millones de bienes de China. Solo cinco países de bajo costo tienen un PIB mayor que ese: India, México, Indonesia, Brasil y Tailandia. India es la mayor economía entre estos candidatos y tiene el mayor potencial sin explotar para llenar parte del vacío de la cadena de suministro creado por el éxodo de China.

“En una nota relacionada, en 2018-19, Estados Unidos es el principal socio comercial de bienes de la India, ya no es China. India sigue siendo el noveno socio comercial de bienes de los Estados Unidos. A pesar de los problemas comerciales de larga plazo, la trayectoria de crecimiento del comercio de bienes entre Estados Unidos e India se ha mantenido en gran medida en una trayectoria positiva. El comercio bilateral total de bienes creció casi un 5% a $ 92 mil millones en 2019, con exportaciones por valor de $ 34 mil millones a la India y aproximadamente $ 58 mil millones de importaciones desde la India ”, agrega el Dr. Mukesh Aghi, CEO del grupo comercial, Foro de Asociación Estratégica Estados Unidos-India.

En una reciente reunión virtual con la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en India, Thomas Vajda, subsecretario adjunto para el sur de Asia fue bastante directo. “India puede convertirse rápidamente en un nuevo centro favorable para más actividades industriales que actualmente se encuentran en China.

Ya, “Estados Unidos es el principal socio comercial de la India, por delante de China hoy”, agrega Nisha Biswal, Presidenta del Consejo de Negocios de India de Estados Unidos (USIBC), que forma parte de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Washington. De hecho, dice, muchas de las principales compañías estadounidenses tienen sus bases más grandes o segundas en la India.

 

El modelo indio

El ascenso de Narendra Modi al poder en 2014 y el gran lanzamiento de la iniciativa de fabricación “Make in India” se vieron como la mayoría de edad del potencial de fabricación de la India y buscó presentar a India como un destino de fabricación alternativo a China. Ahora parece existir una nueva oportunidad de poner en marcha este modelo. El Gobierno de Modi puede aprovechar la marea geopolítica cambiante para impulsar la industria de India como proveedora global.

Además, la costa este de la India, que se pasa por alto, está estratégicamente ubicada para conectarse con los mercados de Asia y el Pacífico, una ventaja para optimizar las cadenas de suministro y minimizar los costos de transporte.

Las ventajas de costos de la India se unen a su estructura democrática, con énfasis en la transparencia y el orden internacional basado en normas. La voluntad de la India de cumplir con sus obligaciones de proveedor la hace previsible a la comunidad empresarial.

A diferencia de China, impulsada por las exportaciones, las empresas de la India crecieron rápidamente al atender la demanda interna acumulada desde que la economía se liberalizó en 1991. En el proceso, los gerentes y empresarios indios adquirieron las habilidades de gestión y los estándares de calidad para expandirse a nivel mundial, pero primero recurrieron a los mercados en Medio Oriente, ASEAN, África y Europa del Este.

Según los datos actuales detallados del Ministerio de Comercio de la India, las empresas indias exportan miles de millones de dólares en categorías tan diversas como: muebles, instrumentos médicos y quirúrgicos, maquinaria eléctrica, barcos y embarcaciones, vehículos, calderas, piezas de plástico, acero y aluminio. , químicos orgánicos e inorgánicos y más. Creemos que muchos de estos proveedores indios están listos para los mercados del primer mundo.  Y a diferencia de China, estos proveedores no están afiliados al gobierno.

Efectivamente, las noticias apuntan a que la India será clave en la cadena de suministro global en los próximos años, un desafío para el que el país se lleva preparando durante al menos dos décadas. No dudes en contactar con ATEGI si deseas profundizar en las oportunidades que India puede suponer para tu empresa.

Related News

Entrevista a Txema Gisasola en la revista GC

Petróleo y gas, ¿colapso definitivo?

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *