Skip to main content

¿Qué hacemos con nuestra cadena de suministro?- Parte 3: las soluciones

Posiblemente y en gran medida como consecuencia del Covid 19, la función de compras, el rol de las compras en las empresas requiera una profunda reflexión estratégica. Se va a cuestionar la cadena de suministro y se van a reevaluar sus riesgos y su complejidad.

 Durante muchos años hemos estado centrados en su eficiencia de la cadena de suministro y, en este nuevo contexto, va a ser muy relevante en las empresas la resiliencia de nuestra cadena de suministro. En consecuencia, también es probable que se replanteen la gestión del proceso de compra, los proveedores críticos y nuestra relación con ellos que, probablemente, sea más colaborativa y duradera. Además, los modelos operativos en compras necesitan ser aún más ágiles, flexibles y adaptativos.

 Con el objetivo de aportar visión sobre este tema vamos a incluir una serie de 3 artículos en Canal Ategi sobre esta cuestión. En los mismos iremos incluyendo las conclusiones de un estudio muy completo elaborado por McKinsey.

 En la primera parte nos centramos en la diversidad de riesgos al que se enfrenta la cadena de suministro de las empresas. En la segunda entrega nos centramos en el impacto por sectores ¿Qué hacemos con nuestra cadena de suministro?- Parte 2: impacto por sectores y en esta tercera y última corresponde abordar las posibles soluciones.

La redundancia entre proveedores, el nearshoring, la reducción del número de piezas únicas y la regionalización de sus cadenas de suministro, entre otras, son vías para aumentar la resiliencia de la cadena de suministro.

 

En una encuesta de McKinsey a ejecutivos de la cadena de suministro realizada en mayo de 2020, un abrumador 93 por ciento informó que planea tomar medidas para hacer que sus cadenas de suministro sean más resilientes.

Fortalecer la gestión de riesgos de la cadena de suministro y mejorar la transparencia de un extremo a otro

La fabricación global apenas ha comenzado a adoptar una gama de tecnologías como la analítica y la inteligencia artificial, Internet de las cosas, robótica avanzada y plataformas digitales. Las empresas ahora tienen acceso a nuevas soluciones para ejecutar escenarios, evaluar compensaciones, mejorar la transparencia, acelerar las respuestas e incluso cambiar la economía de producción.

La mayoría de las empresas aún se encuentran en las primeras etapas de sus esfuerzos por conectar toda la cadena de valor con un flujo de datos fluido. Lo digital puede ofrecer importantes beneficios para la eficiencia y la transparencia que aún no se han logrado por completo. El gigante de bienes de consumo Procter & Gamble, por ejemplo, tiene un sistema de torre de control centralizado que proporciona una vista de toda la empresa a través de geografías y productos. Integra datos en tiempo real, desde niveles de inventario hasta retrasos en las carreteras y previsiones meteorológicas, tanto de sus propias plantas como de proveedores y distribuidores. Cuando ocurre un problema, el sistema puede ejecutar escenarios para identificar la solución más efectiva.

La creación de una visión integral de la cadena de suministro a través de un mapeo detallado es un paso crítico para identificar relaciones ocultas que invitan a la vulnerabilidad. Hoy en día, la mayoría de las grandes empresas tienen una visión difusa más allá de sus proveedores de primer nivel y quizás de algunos grandes proveedores de segundo nivel. Trabajar con los equipos de operaciones y producción para revisar la lista de materiales de cada producto puede revelar si los insumos críticos provienen de áreas de alto riesgo y carecen de sustitutos listos. Las empresas también pueden trabajar con sus proveedores de primer nivel para crear transparencia. Pero en los casos en que esos proveedores carecen de visibilidad por sí mismos o consideran que su propio abastecimiento es información patentada, los equipos de gestión de riesgos pueden tener que recurrir a otras fuentes de información para realizar el trabajo de detective. Después de mapear los proveedores ascendentes, las empresas descendentes deben comprender su huella de producción, estabilidad financiera y planes de continuidad comercial.

Minimizar la exposición a choques

Las medidas específicas que se toman antes de que ocurra un evento pueden mitigar el impacto de un shock o acelerar el tiempo de recuperación. A medida que se digitalicen más activos físicos, por ejemplo, las empresas deberán incrementar la inversión en herramientas y equipos de ciberseguridad.

Uno de los pasos más importantes es crear más redundancia en las redes de proveedores. Depender de una única fuente de componentes críticos o materias primas puede ser una vulnerabilidad. De hecho, incluso si una empresa depende de varios proveedores, es posible que estén concentrados en el mismo lugar. Tomarse el tiempo para identificar, precalificar e incorporar a los proveedores de respaldo tiene un costo. Pero puede proporcionar la capacidad muy necesaria si estalla una crisis. La auditoría y la diversificación de la cadena de suministro pueden tener el beneficio adicional de reducir la intensidad del carbono, elevar los estándares ambientales y laborales y ampliar las oportunidades para las empresas propiedad de mujeres y minorías.

Una forma de lograr la resistencia de la cadena de suministro es diseñar productos con componentes comunes, reduciendo el uso de piezas personalizadas en diferentes ofertas de productos. Los fabricantes de automóviles son quizás los más avanzados en este sentido, habiendo implementado plataformas de fabricación modulares que comparten componentes entre líneas de productos y sitios de producción.

Es posible que los activos físicos deban fortalecerse para resistir desastres naturales. En las regiones que son vulnerables al empeoramiento de los huracanes y las marejadas ciclónicas , esto puede implicar la instalación de mamparos, la elevación de maquinaria y equipos de servicios públicos críticos, la adición de más sellado impermeable y la reelaboración de drenaje y válvulas. Muchas fábricas que hoy en día no tienen aire acondicionado necesitarán sistemas de enfriamiento para prepararse para el aumento de temperaturas y posibles olas de calor en algunas partes del mundo. Las plantas ubicadas en áreas propensas a terremotos pueden necesitar reacondicionamiento sísmico. Las empresas también pueden generar más despidos en el transporte y la logística.

Cuando se produce una conmoción, las empresas necesitan la capacidad de responder rápidamente

El cambio a sistemas de producción ajustados y justo a tiempo ha ayudado a las empresas a mejorar la eficiencia y reducir su necesidad de capital de trabajo. Pero ahora es posible que deban lograr un equilibrio diferente entre el “justo a tiempo” y el “por si acaso”. Tener suficiente inventario de respaldo de piezas clave y existencias de seguridad es un colchón crítico que puede minimizar el impacto financiero de los suministros interrumpidos. También puede posicionar a las empresas para hacer frente a picos repentinos de demanda.

La capacidad de redirigir componentes y flexibilizar la producción de forma dinámica en todos los sitios puede mantener la producción en marcha después de un impacto. Esto requiere sistemas digitales robustos, así como el músculo analítico para ejecutar escenarios basados ​​en diferentes respuestas. Cuando llegó la pandemia de COVID, Nike utilizó análisis predictivos para marcar selectivamente los productos y reducir la producción desde el principio para minimizar el impacto. La compañía también pudo desviar productos de las tiendas físicas a las ventas de comercio electrónico, impulsadas en parte por las ventas en línea directas al consumidor a través de su propia aplicación de capacitación. Como resultado, Nike sufrió una caída menor en las ventas que algunos de sus competidores.

Cuando ocurre un desastre, las empresas deben centrarse en la gestión del efectivo. Pero los que están en la parte superior de una cadena de valor también tienen un gran interés en preservar las redes de proveedores de las que dependen. A raíz de la crisis financiera mundial, algunas empresas aceleraron los pagos o garantizaron préstamos bancarios para dar un salvavidas a los proveedores clave.

Inmediatamente después del Brexit y un estallido de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, la pandemia de COVID ha obligado a las empresas a centrarse en desarrollar la resiliencia en sus cadenas de suministro y operaciones. No todo lo que puede salir mal en realidad sale mal, pero las empresas y los gobiernos no pueden darse el lujo de ser sorprendidos cuando ocurre un desastre. Prepararse para futuras hipótesis tiene un costo actual. Pero esas inversiones pueden dar sus frutos con el tiempo, no solo minimizando las pérdidas sino también mejorando las capacidades digitales, impulsando la productividad y fortaleciendo los ecosistemas de la industria en su totalidad. En lugar de una compensación entre resiliencia y eficiencia, este acto de reequilibrio podría generar un beneficio mutuo.

Fuente: Susan Lund , James Manyika , Jonathan Woetzel , Edward Barriball ,Mekala Krishnan , Knut Alicke, Michael Birshan , Katy George , Sven Smit ,Daniel Swan y Kyle Hutzler- McKinsey

 

Related News

Hoja de ruta para la próxima normalidad

El impacto económico del coronavirus (I)