Skip to main content

PERSPECTIVAS DE LA ECONOMÍA 2021 EN ASIA

Muchas de las empresas con las que Ategi colabora tienen fuertes vínculos con Asia. Ategi, además, cuenta con una sólida implantación en este área geográfica con varias de sus oficinas en China, India y Vietnam. ¿Qué podemos esperar de la economía asiática en 2021?, ¿qué implicaciones va a tener en la gestión de las compras?

La actividad económica se recuperará en 2021 / Desacoplamiento parcial y lento de China / Nueva administración de EE. UU. tendrá un efecto positivo en las relaciones chinas / Informe Atradius

Un desacoplamiento gradual de las economías, las cadenas de suministro cambiantes y las iniciativas de libre comercio tendrán consecuencias tanto positivas como negativas para la evolución del comercio exterior en Asia, según un informe sobre las perspectivas económicas regionales de Atradius (Ámsterdam / Países Bajos; www.atradius. com ). A fin de cuentas, el especialista en seguros de crédito prevé un año “prometedor”, pero con algunas dificultades.

Según el informe de diciembre de 2020 “El desacoplamiento de las economías afecta a la evolución del comercio asiático”; Atradius dice que la región ha afrontado “relativamente bien” la pandemia de Covid-19 y que la recuperación económica está en marcha en varios países asiáticos. Se pronostica que el crecimiento asiático se recuperará un 6,5% en 2021 después de una contracción proyectada del 1,3% en 2020.

El crecimiento subyacente es más fuerte en China y Vietnam, mientras que India comienza desde la posición más débil. Tailandia, Malasia y China han apoyado sus economías con más estímulos fiscales que otros en la región hasta ahora. Sin embargo, Atradius dice que las autoridades chinas se restringirán para evitar un mayor aumento en el apalancamiento macro, la deuda total del país en relación con el PIB nacional.

El decimocuarto plan quinquenal de China también se centrará aún más en el crecimiento interno impulsado por los consumidores y menos en las exportaciones, ya que la República Popular busca reducir su dependencia de otros países. El plan incluye medidas a nivel nacional para reducir el consumo de plásticos por cuestiones medioambientales y otras.

La nueva administración estadounidense se considera más positiva en relación con China, y se espera que un gobierno encabezado por el presidente Joe Biden sea ​​“más predecible y menos conflictivo”. Al trabajar con la UE, Japón y otros aliados, Atradius dice que la administración Biden probablemente tendrá más éxito que el gobierno de Donald Trump en persuadir a China para que introduzca cambios en el comercio, la competencia y otras áreas relevantes. Si bien, sin duda, llevará un tiempo que una política revisada de China dé sus frutos, se espera que el final de las guerras comerciales tenga un impacto positivo tanto en el comercio internacional global como asiático, así como en el apetito de las empresas por invertir.

Atradius dice que algunas de las restricciones comerciales de EE. UU. que afectan a los países asiáticos pueden revertirse, y es posible restablecer las exportaciones indias y tailandesas bajo el Sistema de Preferencias Generalizadas de EE.

También existe la esperanza de que la elección de Biden pueda allanar el camino para que Estados Unidos se reincorpore a la Asociación Transpacífica (TPP), de la que Trump se retiró antes de que entrara en vigor. Los 11 países que iniciaron el acuerdo de libre comercio siguieron adelante en 2018 y formaron el Acuerdo Integral y Progresivo para la Asociación Transpacífica (CPTPP) y, dice Atradius, “probablemente recibirían con agrado a los EE. UU.”.

 

Los ingresos de los empleados y las reglas comerciales alteran la logística

​​​​​​​Las cadenas de suministro regionales están cambiando en Asia debido al aumento de los salarios en China y las políticas comerciales cambiantes. El Covid-19 probablemente acelerará este proceso, ya que la pandemia ha puesto de relieve la fragilidad de las redes logísticas y la dependencia problemática de un solo país.

Los formuladores de políticas en Europa y los EE. UU. han recomendado reducir la confiabilidad en China para equipos médicos y productos farmacéuticos, y muchas empresas están reubicando la producción y ajustando sus cadenas de suministro en consonancia a la nueva situación. En consecuencia, se ha establecido una disociación de China de varios países, aunque Atradius señala que se trata de un cambio gradual y solo parcial, ya que muchas multinacionales están ansiosas por acceder al enorme mercado de consumidores del país.

Además, para los países que alientan a las empresas a diversificarse fuera de China, la producción simplemente se trasladará a otros países asiáticos. Sin embargo, Atradius señala que varios países de la región no cuentan con la gran capacidad de producción, la infraestructura necesaria o la oferta laboral que China puede brindar.

No obstante, el aumento de los costes salariales en China y el creciente atractivo de otros países de la región, como Vietnam, Malasia y Singapur, son factores que explican un cambio en las cadenas de suministro. Vietnam suele ser el destino de las empresas que trasladan partes de la red fuera de China. Junto con los bajos salarios, el país participa en varios acuerdos comerciales, como CPTPP, la Asociación Económica Integral Regional (RCEP) y uno con la UE que entró en vigor el 1 de agosto de 2020, y el país también ofrece políticas que favorecen la entrada de inversiones extranjeras directas. La facilidad para hacer negocios también está mejorando en Vietnam, dice Atradius.

Malasia es otro país que se beneficia de los cambios en las cadenas de suministro. Sus costos salariales son comparables a los de China, pero su capacidad en la fabricación de productos electrónicos de calificación media está aumentando y obtiene una buena puntuación en la calidad de su infraestructura y la facilidad para hacer negocios.

Singapur recibe grandes flujos de inversión extranjera directa, especialmente en su sector financiero, respaldado por la convulsa situación en Hong Kong. Si bien hubo menos disturbios políticos en Hong Kong el año pasado, las protestas podrían estallar fácilmente una vez que se alivien las restricciones de Covid-19. Atradius dice que las perspectivas económicas de Hong Kong para 2021 son “bastante buenas” pero con una recuperación económica más lejana en su comercio.

Sin embargo, la guerra comercial en curso entre Estados Unidos y China, y en particular el fin del trato preferencial de Estados Unidos a Hong Kong en relación con China, amenaza su papel como centro financiero y comercial. Sin embargo, Hong Kong seguirá siendo una puerta clave dentro y fuera de China, especialmente en el sector financiero, pero probablemente no tan prominentemente como antes.

Fuente: Plastics Information Europe (PIE)

 

Related News

China, crecer ¿más o mejor?

Polímeros – Movimientos en la industria petroquímica